Etiquetas

, , , , , , , , , , ,

La izquierda abertzale y las diversas siglas con las se ha presentado a las distintas elecciones son un tema recurrente en los medios de comunicación españoles. Habitualmente los periodistas y comentaristas de prensa, radio y televisión realizan análisis políticos, dan a conocer sus pronósticos y, sobre todo, realizan juicios morales sobre las posiciones de la izquierda independentista vasca. La comunicación política del independentismo apenas recibe atención por parte de la gran cantidad de articulistas y tertulianos activos en los medios españoles.

Coincido con analistas como el exdirector de ABC, José Antonio Zarzalejos, en las habilidades comunicativas que atesora la candidata a lehendakari de la coalición Euskal Herrira Bildu, Laura Mintegi, a la que las encuestas le auguran un buen resultado. Vamos a resaltar algunas de las razones por las que el estilo comunicativo de esta escritora y profesora universitaria sorpende tanto a sus adversarios políticos como a sus simpatizantes. 

-Trayectoria no vinculada a la violencia: independientemente de la opinión que cada uno tenga de los líderes políticos de la izquierda abertzale, hay que reconocer que Mintegi no ha destacado por un discurso especialmente apologético de la violencia u ofensivo para las víctimas del terrorismo. Aunque en sus declaraciones públicas no rechaza las acciones de ETA con más rotundidad que otros representantes de Bildu o Amaiur, en una entrevista publicada en el diario El País el 15 de julio de 2012, Mintegi afirmó que “como ciudadana, el asesinato de Blanco fue el peor día de mi vida”. Nunca ha tenido problemas con la justicia.

Perfil intelectual: ha desempeñado diversos cargos y un papel muy activo en la Universidad del País Vasco. Es miembro de la Real Academia de la Lenguan Vasca y del PEN Club Internacional, una asociación internacional de escritores en favor de la libertad de expresión a la que pertenecieron, entre otros, Joseph Conrad, Arthur Miller y Mario Vargas Llosa. Además de haber escrito un importante número de ensayos y novelas, ha obtenido diversos premios relacionados con el periodismo, la literatura y los Derechos Humanos. Según Borja Ventura, periodista y profesor de la Universidad Carlos III, “Mintegi encaja a la perfección en el perfil que la izquierda abertzale suele preferir desde que entró en vigor la Ley de Partidos: candidatos de perfil técnico e intelectual que no hayan estado sobreexpuestos a la opinión pública”. Fuentes recogidas por El Confidencial la retratan como tendiente a “perderse en divagaciones”. La Vanguardia explica que la izquierda abertzale buscaba, una vez descartada la opción de Arnaldo Otegi, “un perfil más institucional y profesional”.

-Talante educado: más allá de lo que su proyecto político representa para la mayoría de los ciudadanos españoles, desde el punto de vista personal Mintegi no se caracteriza por ser una política provocadora y agresiva. Según el El Confidencial, “quienes la conocen dicen de ella que es una persona sensata, serena, con capacidad de diálogo”. Incluso mantiene muy bien la tranquilidad en momentos en los que recibe críticas o preguntas incómodas. Este perfil moderado puede atraer a muchos electores nacionalistas que rechazan a los políticos más vinculados a la violencia. Los dirigentes de los partidos que componenen la coalición separatista seguramente han valorado este perfil de cara a posibles negociaciones con el PNV y otros sectores nacionalistas. Uno de ellos explica desde el anonimato en el El Confidencial que es “una persona dialogante” y con “capacidad de alcanzar acuerdos”. Según La Vanguardia, la izquierda abertzale buscaba alguien “que no fuera una persona del aparato de Batasuna para que pueda representar la imagen de la pluralidad de la coalición”. El Confidencial la describe simplemene como “la cara amable de la izquierda abertzale”.

-Profundo conocimiento de la sociedad vasca: la candidata a la Lehendakaritza de EH Bildu es licenciada en Historia y es doctora en Psicología. Desde 1981 es profesora del Departamento de Didáctica de la Lengua y la Literatura de la Universidad del País Vasco. Es colaboradora habitual de medios de comunicación de Euskadi.

Buena comunicación no verbal: tiene hábil manejo la kinésica. Sus gestos son coherentes con el talante moderado que, presumiblemente, desea transmitir la coalición independentista.

-Buena comunicación verbal: aun teniendo en cuenta la comentada tendencia a perderse en divagaciones, Mintegi tiene una buena capacidad de expresión oral. Su bagaje cultural enriquece un discurso soberanista alejado de las clásicas soflamas de algunos exdirgentes de HB, pero plenamente enraizado en el imaginario político y la cosmovisión de la izquierda abertzale. La reseñada fuente abertzale de El Confidencial aclara que “buscábamos a una persona con (…) facilidad para comunicar”. Distintos analistas, entre ellos Zarzalejos, coinciden en que Mintegi posee esta cualidad.

-Vestimenta adecuada: Patrycia Centeno, periodista y analista experta en política y moda y autora del libro “Política y Moda, la imagen del poder”, opina que es “de las mejores vistiendo en el panorama actual”, principalmente porque su ropa va “muy acorde con su discurso”. José Antonio Zarzalejos opina que su forma de vestir, a la que califica de “conservadora”, refuerza ese aspecto de política moderada que, a su juicio, podría atraer a nuevos votantes. Personalmente, considero que su forma encaja muy bien con el perfil intelectual y serio que, al parecer, quiere transmitir EH Bildu con su candidatura. No sé si es por eso o por la edad -con casi 57 años es el candidato de más edad de todos los que se presentan a los próximos comicios-, pero lo cierto es que su estética no se asemeja a la de otros políticos más conocidos del independentismo vascos, quienes responden más al esterotipo de indumentaria de los militantes de movimientos radicales o alternativos.

-Condición de mujer: elegir a una mujer para liderar una candidatura aún se considera una apuesta valiente y, en muchas ocasiones, progresista. En el caso de Euskadi, el hecho de que una mujer se presente para liderar un proyecto político rupturista tiene otras connotaciones. Aunque no está demostrado que la sociedad vasca fuera un matriarcado en la Antigüedad, nadie discute el peso que la mujer ha tenido históricamente en ella. Según Wikipedia, el filósofo oscense Andrés Ortiz-Osés define al matriarcalismo vasco como “la estructura psicosocial centrada o focalizada en el arquetipo matriarcal-femenino (Madre/Mujer, el cual encuentra en el arquetipo de la Gran Madre vasca Mari su precipitado como proyección de la Madre Tierra/Naturaleza) que impregna, coagula y cohesiona el grupo social tradicional vasco de un modo diferenciante respecto a los pueblos indoeuropeos patriarcales”. Tanto la Comunidad Autónoma Vasca como la Comunidad Foral de Navarra cuentan y han contado con un importante número de políticas en activo en los últimos años. A las elecciones vascas se han presentado como cabezas de lista más mujeres que en otras autonomías, casi siempre con resultados, cuanto menos, aceptables.

Fuente imagen: Blog About Basque Country