Etiquetas

, , , , , ,

President de la Generalitat de Valencia.

Al calor de la polémica generada por la noticia de que el presidente de la Generalitat valenciana, Alberto Fabra, iba a solicitar los servicios de un coach o entrenador personal para mejorar su liderazgo, en ‘El Atril’, un blog especializado en este concepto y en la comunicación política en general, hemos decidido profundizar en el término de coaching. Para explicarnos las claves de esta disciplina de la comunicación y del desarrollo personal, nadie mejor que mi amigo Felipe Fuentes, todo un experto en la materia. Fuentes, politólogo, coach y autor del blog Profiles in Courage’ha tenido el detalle de escribir en exclusiva para nuestra bitácora este artículo: 

Hace unos días nos enterábamos de que el presidente Alberto Fabra prescindía del entrenador personal que había contratado para mejorar su liderazgo. Este coach iba a ser pagado con dinero público y, ante el revuelo levantado en las redes sociales, se decidió anular el contrato, que ascendía a unos 20.000 euros.

Poco después, Fabra anunció que ni rescindirá el contrato ni se pagará con dinero de los valencianos, sino que mantendrá el programa de formación y será él mismo quien pague de su bolsillo el coste de mejorar su liderazgo.

En una decisión valiente declaró que “siempre será bueno que podamos estar mejor formados”. Decisión que no comparten todos sus compañeros de partido, basta con recordar lo que dijo el portavoz Alfonso Alonso: “yo es que no sé para que sirve un entrenador de liderazgo la verdad, me parece una contratación un tanto extravagante”. Es curioso que quienes menos dicen saber qué es esto del coaching a menudo son quienes más lo necesitan.

Si hacemos caso a lo que nos dicen las encuestas y sabemos leer más allá, nos damos cuenta de que la desafección política alcanza ya unos límites insospechados, hasta el punto de que la ciudadanía empieza a renegar de sus instituciones y los votantes piden desterrar de una vez por todas viejas prácticas y dar paso a mejores lideres. Esto es aun más acuciante en la Comunidad Valenciana. Los políticos lo saben y es en este contexto donde algunos dirigentes prefieren nadar y guardar la ropa y otros asumir su responsabilidad y formarse para poder jugar un papel relevante en este incierto escenario.

Entrenamiento personal.

No hay que olvidar que el coaching se trata de una práctica muy extendida entre los dirigentes políticos de alto (y no tan alto) nivel, pero, ¿en qué consiste el coaching para políticos?

El coaching es un proceso de acompañamiento para mejorar el desempeño de quienes toman la decisión de participar en política. No sólo se orienta al desempeño, sino que al final el cliente es una persona además de un político, y hay también que ayudarle en los conflictos que como persona vaya teniendo en el ejercicio de su tarea diaria.

Mediante conversaciones entre el profesional y el cliente se consigue que aparezca el ser valioso que todos los políticos con vocación llevan dentro y que logren conectar su discurso interno con las necesidades del ciudadano.

El coach no es un consultor de comunicación ni un asesor de imagen, no es el experto que te dice que estrategia has de seguir en cada momento, ni que corbata o peinado debes ponerte.

Tener una meta es el primer paso en un proceso de coaching, un buen líder debe desarrollar un propósito por el que pelear y con el que comprometerse al 100%, mostrando en cada momento su pasión y compromiso por ella.

El coaching debe ayudarte a ser auténtico, el liderazgo requiere originalidad y los ciudadanos demandan diferenciación en la oferta. Aquí se aprovechan las circunstancias personales y vitales para enmarcar la imagen del líder que se acerca al coaching. En el proceso se presta una especial atención a qué aspectos de la vida del político pueden utilizarse para resaltar su persona y adecuación para el cargo que ocupa.

Gracias a un proceso bien guiado, el coaching puede ayudar a ver la actual situación de incertidumbre electoral como una oportunidad para reivindicarte y jugar un papel relevante en el nuevo mapa que se está dibujando. Aquí se trabajará con la autoestima, la motivación y el pensamiento positivo.

El coach te ayudará a saber comunicar mejor y a transmitir emociones. Un líder debe ir más allá de las palabras, debe conseguir que al ciudadano le apetezca seguirlo, ya sea en radio, televisión o en un mitin. Esto se conseguirá ahondando en la inteligencia emocional y la programación neurolingüística.

La confección de un discurso propio es otra de las cuestiones que más cuesta arriba se les hace a los políticos, aquí no se trataría de elaborarle los discursos, sino de cuestionar ciertos aspectos del discurso de manera que éste tenga coherencia con el proyecto político y personal para que así lo tengan en cuenta a nivel de partido y a nivel de bases.

El coaching es un proceso que siempre aporta cosas positivas. A todos los dirigentes les vendría bien pasar por ahí, quizás exista un tipo de perfil al que por sus características no le sea tan urgente contar con un coach. Éste sería el político de la autoridad carismática que teorizó Max Weber, aquella autoridad que no se pone en cuestión debido a la influencia de la personalidad del gobernante, pero, ¿cuántos políticos conocéis actualmente en España con ese perfil?

Felipe Fuentes Villar

@lipe_fuentes

Fuente de las imágenes: cursoscoach.com y denia.com

Anuncios