Etiquetas

, , ,

El viernes 8 de noviembre celebramos la quinta tertulia de ‘Política y Vino’. En esta ocasión, con la colaboración de la Asociación Cultural Razzia Artis, presentamos ‘No soy político, soy un ciudadano, que es más importante’. Se trata de la primera obra de Alberto Castrelo, un joven portuense que escribió este libro para, desde la indignación, explicar algunos temas que él considera clave sobre la crisis. El Bodegón, un local vinatero joven pero ya señero en El Puerto de Santa María, se llenó de personas de todas las ideologías que participaron en un intenso debate.

'Política y Vino' en El Bodegón

El periódico El Puerto Actualidad publicó en una crónica del acto, en la que, igualmente, recuerdan qué es ‘Política y Vino’. El jueves siguiente, Castrelo presentó el libro con igual éxito de público en otro local castizo de El Puerto: el Bar Vicente Los Pepes.

A continuación, compartimos una entrevista a Castrelo, también publicada en El Puerto Actualidad

Pregunta: ¿De qué trata tu libro?

Respuesta: Es un libro en el que trato de expresar la indignación y el malestar ciudadano con la política, que no se está haciendo bien. Manifestar que somos nosotros los que votamos y los que debemos interesarnos, porque a veces lo que votamos se queda en saco roto porque los que salen electos, o los círculos que rodean a los que salen electos no lo están haciendo bien, y de hecho hasta se están aprovechando de esa posición que tienen.

P: ¿Son todos los políticos iguales?

R: No, no lo creo. Aunque sí es verdad que en el libro generalizo un poco, aunque también apunto nombres y partidos concretos, por lo que no creo que todos los políticos sean iguales. De hecho, hago referencia a ello en una frase del libro que dice “no creo en esta clase política que se nos está vendiendo hoy en día, pero sí creo que hay otra clase de político como los de pequeños municipios, que son más cercanos a los ciudadanos”, por lo que considero que hay políticos que hacen su labor por puro altruismo y por trabajar por la sociedad y ayudar al vecino, que por el simple beneficio económico.

P: ¿Crees que el político no es un ciudadano también?

R: No quiero generalizar, depende de qué político. En principio entiendo que todos son ciudadanos, pero evidentemente no todos los políticos están a la misma escala de ciudadanía que un ciudadano normal y corriente que no cobra por ello. Pienso que todos los ciudadanos, al final, si nos reunimos y se habla de ideología, de gestión del país o de la ciudad, tenemos un político dentro, pero a nosotros no nos pagan por ello. Por lo que creo que muchas veces cuando los políticos llegan a esos altos cargos, principalmente me refiero a los que son corruptos, se olvidan de la ciudadanía por su propio beneficio.

P: ¿Influye en ello casos como el de Bárcenas?

R: Sí, creo que influye porque realmente no se informa ni se tapa el agujero como se debería, y no se busca la solución. Lo lógico sería que si tienes un problema en tu partido o una oveja negra que ha llevado a cabo actos corruptos, pues lo lógico y más natural sería salir a la palestra y decirlo sin más, dejando claro los hechos y que no se comparte esa forma de política y actos, y que no va con la ideología del partido, que simplemente se trata de una manzana podrida dentro del saco. Si ellos fueran capaces de explicar así los hechos, con esa diligencia y claridad para quitarse de en medio a esos corruptos, creo que la ciudadanía vería entonces un ejercicio de responsabilidad por parte de ellos. Pero al estar todo tan difuso, cuando un día se nos dice que Bárcenas va a la cárcel, y unos días después sale otra información distinta, que retrasan los juicios, que se cambia de juez, etc., acaba finalmente por facilitar que aquel que no tiene mucho interés por la política termine creyendo que todos los políticos son iguales.

Otero y Castrelo en El Bodegón,.

P: ¿Piensas que el ciudadano tiene parte de culpa también?

R: El ciudadano tiene una gran parte de responsabilidad, es más, no diré la mayoría pero sí gran parte de culpa, porque hasta que no nos ha picado, no nos ha dolido, no nos hemos preocupado por la política ni por nada de la economía. Ha sido a raíz de la grave situación en la que estamos inmersos cuando hemos empezado a interesarnos y preocuparnos por la economía. Por lo que pienso que si la casta corrupta de la política está como está, es en gran parte por culpa nuestra como ciudadanos, que no nos hemos preocupado. Y también por la educación, que es la base de un ciudadano comprometido, de un ciudadano vinculado a la política y a sus derechos.

P: ¿Tiene que salir el ciudadano a la calle a hacerse oír?

R: Tienen que hacerse oír, tiene que existir activismo por parte del ciudadano, siempre desde el punto de vista democrático y civilizado. Es importante participar de la vida política, y si se tienen que pedir referéndums sobre leyes o sobre distintas opciones políticas, pues que la ciudadanía pueda participar. Y para ello es muy importante la educación, y que se forme a estos ciudadanos o que se formen por ellos mismos, para poder tener voz y voto y poder decir “esto es lo que queremos, y esto otro no”.

P: Por lo tanto, es importante formarse uno mismo para poder tener opinión sobre la política, aunque ¿Cualquiera puede?

R: Lógicamente hay aspectos de los que yo por ejemplo no puedo hablar mucho, temas de macroeconomía y cosas así. Pero la autoformación es muy importante, buscando información, leyendo, preocupándose primero por la política de tu ciudad, documentándose, y en definitiva, vinculándose y participando. Y al final cualquier ciudadano puede formarse en política y tener sus propias ideas, aunque haya temas que lógicamente se nos pueden escapar porque no somos economistas ni tenemos masters. Pero sí tendrá voz y voto, y tendrá esa convicción de saber cuándo hay algo que está mal.

P: Supuestamente, hoy en día, el ciudadano debería estar más informado gracias a Internet…

R: Sí, hemos avanzado mucho en ese aspecto en los últimos 30 años, tenemos a nuestra disposición una gran cantidad de información. Pero hay que saber también buscar la fuente de la información entre tantas opciones, y no dejarse llevar por lo que dicen algunos medios de comunicación. Hay que saber buscar a ese tipo de personas que se salen más de la tangente oficial, del día a día de la televisión, y que son grandes sabios y expertos en muchos sectores.

Anuncios