Etiquetas

, , , , , , ,

El Gobierno  griego continúa en la primera plana de todos los periódicos y noticiarios de Europa tras alcanzar hoy mismo un acuerdo con la UE para el tercer rescate. El Gobierno heleno liderado por Syriza ha mantenido duras negociaciones con sus socios europeos, en las que ha tensado y destensado la cuerda en varias ocasiones. En este post vamos a resumir brevemente algunos de los equilibrios que ha tenido mantener el Ejecutivo griego en su discurso político y en su estrategia negociadora:El primer ministro griego saludando-Tsipras-Varoufakis: el contraste más evidente que Syriza ha tenido que utilizar de forma equilibrada es el de los propios portavoces o interlocutores. El exministro de Finanzas, Yannis Varoufakis, ha interpretado el papel de poli malo, mostrando en ocasiones su lado más excéntrico y provocador. En cambio, dentro de la tensión que ha rodeado la negociación, el primer ministro, Alexis Tsipras, se ha expresado con un tono más moderado y conciliador. Ha encarnado el rol de poli bueno. 

En el propio papel jugado por Varoufakis Tsipras ha tenido que hacer auténticos equilibrios, hasta terminar aceptando su dimisión como gesto conciliador hacia la UE tras la celebración del referéndum.

Este contraste ha tenido su reflejo también en la forma de vestir. Aunque ambos visten habitualmente sin corbata, tratando de ser coherentes con su ideología, lo cierto es que Tsipras es más formal que Varoufakis vistiendo, quien en una visita a la City londinense hizo gala de -en palabras de la bloguera Amparo Polo- un “look macarra”.

Yannis Varoufakis en Londres.

-Europeísmo-nacionalismo: desde la campaña electoral el relato de Syriza y, sobre todo, de sus socios de Griegos Independientes, ha estado preñado de patriotismo. Las alusiones a la dignidad y la soberanía del pueblo griego han sigo constantes en mítines, manifestaciones y discursos. Sin embargo, los líderes griegos siempre se han mantenido partidarios de permanecer en la Zona Euro. Incluso hay que reconocer que algunas intervenciones públicas de dirigentes griegos han tenido su dosis de europeísmo. Una gran bandera europea acompañó a Tsipras en el discurso televisado dirigido a la nación que pronunció para anunciar la convocatoria del referéndum.

-Germanofilia-germanofobia: Varoufakis y otros representantes del Gobierno griego han provocado en más de una ocasión las iras del Gobierno y la opinión pública alemana al recordar las deudas antiguas que Grecia y otros países perdonaron a Alemania. Incluso se hicieron referencias más o menos explícitas de la devastación causada en Grecia por la invasión nazi El partido Griegos Independientes agita de forma frecuente el resentimiento antialemán que vive entra amplios sectores de la población griega. Por el contrario, en momentos puntuales Varoufakis ha realizado declaraciones en las que ha reconocido el papel preponderante que Alemania debe tener en la UE. Por ejemplo, al periodista español Jordi Évole llegó a reconocerle que al ministro de Economía alemán se le escucha más en el Eurogrupo que a otros colegas. “Como debe ser”, comentó al respecto el exministro.

ministros de Economía de Grecia y Alemania

-Esperanza-victimismo: en una situación de emergencia social y de abatimiento moral como la que vive Grecia no podía ser de otra forma: la esperanza ha sido un concepto clave en el discurso movilizador de Syriza. El relato de Syriza ha combinado de forma equilibrada esta esperanza en un futuro mejor sin austeridad con el victimismo propio de quien sabe de la dificultad de alcanzar la victoria.

-Proacuerdo-antiacuerdo: quizás el equilibrio más complicado que está teniendo que mantener Tsipras es el interno. Sobre todo tras la firma del acuerdo, las voces críticas que claman contra la posición del Gobierno heleno se han multiplicado en el seno de la coalición. Desde su llegada al Gobierno, el premier griego ha tenido que realizar esfuerzos titánicos para tranquilizar al ala más izquierdista y euroescéptica de la foramción.

Fuente de las imágenes: ‘Irish Times’ blog ‘London calling’ de ‘Expansión‘ y ‘Deutsche Welle‘.

Anuncios