Etiquetas

, , , , , , , ,

En este post quiero presentarles un nuevo libro en el que tengo el honor de participar. Se llama ‘Personalización en comunicación política: de la técnica a la estrategia’ y ha sido publicado por Egregius Ediciones. Su coordinador es Pablo Vázquez Sande, doctor en la materia de prestigio internacional. A él les estoy muy agradecido por el hecho de haber contado conmigo para aportar mi granito de arena tanto a esta obra como al II Congreso Internacional Comunicación y Pensamiento. Internet y redes sociales: nuevas libertades, nuevas esclavitudes’, celebrado en Sevilla en abril de este año, en el que participé como ponente en el simposio ‘Lógicas, lenguajes y formatos en la era de la de la postpolítica’.

Junto a mí, en este simposio tomaron parte en torno a quince investigadores en comunicación política del máximo nivel. De estas interesantes ponencias, que se expusieron de manera oral con el apoyo de presentaciones gráficas, salieron los capítulos de este volumen. Mi ponencia del Congreso y mi capítulo se titula ‘La Nueva Guerra Fría en la pequeña pantalla: Rusia como enemigo en las series de televisión’.

El libro lo podéis comprar a un precio más que asequible a través de este enlace.

En la introducción se explica que “la proclamación de la postverdad como una de las claves nucleares de la comunicación política contemporánea suscitó un vivo debate al que los autores de este libro nos hemos acercado desde perspectivas perpendiculares, centrándonos en su relación con otros factores que coliden con este concepto y que lo delimitan desde un punto de vista teórico y empírico. Si hay una tendencia de la que emanan todas estas causas es, sin lugar a dudas, la creciente personalización en este ámbito. Aun siendo cierto que no se trata de algo exclusivo de la postverdad, nadie cuestiona que ha contribuido a focalizar la atracción cada vez más sobre los líderes y menos sobre las propuestas de su partido, abonándose al terreno de la espectacularización en un espíritu que recorre las diez contribuciones de este libro”.

Sobre mi capítulo en concreto, les puedo contar que se trata de un estudio que profundiza en “cómo las series de ficción televisivas retratan las tensas relaciones que desde hace unos años mantienen Estados Unidos y la Federación Rusa. A través de un recorrido por algunas de las series políticas más importantes del momento, realizaremos un análisis crítico de cómo las series de televisión son utilizadas como arma de propaganda en esta Nueva Guerra Fría de manera similar a como lo fue el cine en el siglo XX.

Más que denunciar la intención ideológica de los creadores de estas grandes producciones, describiremos cómo las ficciones audiovisuales son un fiel reflejo del contexto político internacional en el que surgieron, un claro espejo del pensamiento dominante en una sociedad. Es la época de la pospolítica: los intereses geoestratégicos de las élites quedan al desnudo sin barniz ideológico. Incluso de manera inconsciente, un pueblo expresa sus prejuicios, sus miedos y sus sentimientos a través de la pequeña pantalla. En este sentido uno de nuestros objetivos es desgranar cómo Rusia y los rusos son retratados en las series, que son hoy día un producto de consumo audiovisual masivo.

Nuestra metodología incluirá una categorización de las series estudiadas y un análisis comparativo de las características que comparten y distinguen a cada una de ellas, sobre todo en relación a su beligerancia hacia Rusia y a la verosimilitud de sus argumentos.

Partiendo del caso concreto de las tensiones entre ambos países, este estudio quiere poner el foco en las fronteras porosas que existen ente realidad y ficción. Muchas veces son vasos comunicantes, dos caras de la misma moneda. Los espectadores saben que hay relatos de ficción basados en hechos reales: pocos que la ficción también inspira al poder y que las series de televisión se anticipan a la política real”.

Las series que analizo son: ‘House of Cards’, ‘Homeland’, ‘Madam Secretary’, ‘Sucesor Designado’, ‘Okkupert’ y ‘Borgen’.

Vuelvo a compartir con ustedes la presentación que expuse en el Congreso y que ya publiqué en un post anterior:

 

Anuncios