Etiquetas

, , , , , , , , ,

Estados Unidos vive mañana el llamado Supermartes, hito clave para los precandidatos del Partido Demócrata antes de la elección presidencial, que tiene lugar en el mes de noviembre. Casi un 25% de los delegados que participarán en la Convención Nacional Demócrata se juegan en un día en el que coinciden las elecciones primarias de muchos e importantes estados, a los que este año hay que sumar el de California.

Deabte demócrata

En total, los seis precandidatos que quedan en la lucha se disputarán 1.370 delegados, que se elegirán en las estados de: Alabama, Arkansas, California, Colorado, Maine, Massachusets, Minnesota, Carolina del Norte, Oklahoma, Tennesse, Texas, Utah, Vermont y Virgina, a los que hay que añadir el territorio de Samoa Americana.

Compartimos algunos de los acontecimientos que están marcando las primarias demócratas antes del Supermartes:

-El caos de Iowa debilita al partido: la desorganización del Caucus de Iowa, el primero que se celebra, ha dañado la imagen del Partido Demócrata, una formación que, por ahora, no está consiguiendo rentabilizar el impeachment al que ha sometido al presidente Trump. Todavía no se sabe a ciencia cierta si los resultados divulgados sobre la votación -en la que Buttitieg dio la sorpresa al imponerse por poco margen al favorito Sanders- son los correctos.

-Bloomberg, vapuleado en el debate: en el primero de los debates celebrados, todos los aspirantes a la nominación se centraron en atacar a Michael Bloomberg por su condición de multimillonario. Quien fuera alcalde de Nueva York por el Partido Republicano acusó el golpe, tal como se puede comprobar en la intervención de la senadora Elizabeth Warren que compartimos en vídeo.

-Sanders se consolida como favorito: a pesar del carisma y los buenos resultados cosechados por el senador de Vermont hace cuatro años frente a la todopoderosa Hillary Clinton, antes de que comenzara la carrera persistían algunas dudas sobre sus posibilidades reales de ganar la candidatura. El principal motivo es su perfil ideológico, muy a la izquierda para lo que es habitual en Estados Unidos, lo que le ha granjeado la oposición del establishment económico y mediático y del aparato del partido. Tras la campanada de Buttieieg en Iowa, Sanders ha ido a más y se ha colocado a la cabeza, tanto en número de delegados conseguidos hasta el momento como en las predicciones de las encuestas. El veterano político neoyorquino empieza a ser percibido como presidenciable.

-Biden no está acabado: a pesar de su mal comienzo y de las críticas que colean por su implicación en el Ucaniagate, el exvicepresidente de Obama se ha metido de lleno en la pelea después de ganar el pasado fin de semana de manera contundente en Carolina del Sur. Se trata de la primera victoria que consigue en un estado desde que se presentó por primera vez a las primarias. La reciente retirada de dos contendientes moderados como Pete Buttitieg y el multimillonario Tom Steyer favorecerá, sin duda, al que es considerado el candidato del establishment y uno de los más conservadores del supuestamente progresista Partido Demócrata.

 

Fuente de las imágenes: MSN y RFI.